Categorías

Cómo guardar el vino

Una bodega reúne las condiciones ideales para conservar el vino en condiciones óptimas. En Tierra de León lo sabemos por nuestra tradición bodeguera tan especial que heredamos de nuestros ancestros. Aunque no todo el mundo tiene una bodega a su disposición existen alternativas

Las cavas especiales son una excelente solución para lograr condiciones óptimas en la conservación de vinos. Sin embargo podemos mantener nuestros vinos durante en casa mucho tiempo en buen estado y sin ningún equipo en particular.

Es fundamental que las botellas mantengan siempre la posición horizontal, para no dejar que el corcho se seque. El vidrio de color verde oscuro protege el vino de los rayos del sol, sin embargo, es mejor mantener los vinos en un lugar sin luz. La temperatura óptima debe ser cercana a los 15° y menor a los 20º centígrados.

De esta forma, tendremos en cuenta algunos aspectos básicos que permitirán que el vino espere su momento:

  • Temperatura. Constante, entre 13º y 16º aproximadamente, un lugar fresco, sin cambios bruscos de temperatura. La cocina no es un buen lugar de la casa donde guardarlo porque suele tener temperaturas variables y olores. Podemos utilizar un termómetro-higrómetro para comprobar que la temperatura y la humedad son óptimas.
  • Humedad. Para mantener la estabilidad del corcho lo ideal es que esté entre el 60 y el 70% .
  • Luz. Conserva las botellas en un lugar oscuro, lejos de la luz solar y de las ventanas. La luz oxida el vino.
  • Olor. Consérvalo en una zona libre de olores fuertes, lejos de otros elementos aromáticos, como productos químicos o verduras, especialmente cebollas y patatas. El corcho absorberá los aromas procedentes del exterior de la botella y los incorporará al vino.
  • Estantes. Existen multitud de opciones para colocar el vino en la posición correcta que van desde estanterías, botelleros y almacenaje básico.

Cómo guardar el vino

Debemos recordar que el vino debe dormir tranquilo sin que lo molesten demasiado, no es conveniente mover las botellas ni rotarlas. Por supuesto también debemos alejarlas de cualquier fuente de vibración.

Por último, recuerda que cada vino tiene vida propia y un momento para ser consumido.

nubedios